¡Adiós Carlota!

Las marionetas no son exclusivas del teatro para niños y la obra silente “¡Adiós Carlota!” así lo demuestra.

Con títeres hiperrealistas, la pieza tiene el poder de trasmitir perfectamente los sentimientos a través de la música y la construcción de las escenas, sin necesidad de la palabra

Comparte:
Share