El pasado nazi de los Quandt que aún pesa a la BMW y otras

 

Claudia Cruz Gutiérrez*

                                           

Los Quandt (BMW) y su pasado naziLa familia Quandt en Alemania es una de las más adineradas en este país. Actualmente se estima que su capital asciende a unos 20 mil millones de Euros, según cifras publicadas por Handelsblat el 18 de diciembre de 2010 . Entre las empresas donde tienen invertido su dinero destaca la  automotriz BMW en Múnich (46,6% en poseción de los Quant), la farmacéutica Altana, el grupo Delton, el grupo Datacard, Biologische Heilmittel Heal GmbH, la empresa de baterías VARTA, Solar Watt, Gemalto NV, Nordex , Central Eólica, entre otras. Los miembros de esta familia aparecen en las lista de los personajes más ricos de Alemania y del mundo. Sin embargo, pocos saben  del pasado incómodo de sus riquezas, sobre todo en la época de la Alemania nazi.

Los resultados publicados por el historiador Joachim Scholtyseck, en otoño de 2011, bajo el nombre original  Der Aufstieg des Quandts. Eine deutsche Unternehmerdynastie,Beck, München 2011, concluye que tanto Günther como su hijo Herbert Quandt fueron parte del régimen nacionalsocialista alemán.

Los negocios de los Quandts se remotan a la época en que Emil Quandt (padre de Günther), considerado el patriarca de la actual dinastía Quandt, se hizo cargo de una fábrica textil de pañuelos en 1883, en donde empezó a producir uniformes para el Ejército.

Entre 1920 y 1930, justo en el tiempo de la Primera Guerra Mundial y la República de Weimer, Günther ya había modernizado la empresa de su padre y comenzó  a participar en sociedades anónimas con sus ganancias. Por su parte, el señor Quandt ya participaba en  varios consejos administrativos, era el Director General de la empresa de baterias AFA (Akkumulatoren Fabrik AG)y tenía el control de una fábrica de municiones y armas alemanas, convirtiéndose así en una figura importante en la economía de guerra del sistema nacionalsocialsta.

Según el documental transmitido por la radiodifusora  Norddeutschen-Rundfunk, Das Schweigen der Quandts ( El silencio de los Quandts), el 30 de septiembre de 2007; tanto Günther como Herbert Quandt se aprovecharon  de los trabajos forzados de los prisioneros en los campos de concentración nazi. Se estima que alrededor de 50,000 personas fueron forzadas a trabajar en sus fábricas, en la de baterias AFA, más tarde llamada VARTA, cuya producción era de suma importancia para la industria armamentista alemana, sobre todo para los submarinos.

Según escriben Gabriele –Layer y Cord Pagenstecher, Mai 2004,Das Petrix-Außenlager in Berlin Niederschönweide,  que a pesar de que  los directivos de la empresa AFA sabían mediante un dictamen médico que personas mal nutridas están muy propensas a una intoxicación causadas por el plomo, se aprovecharon de la fuerza de trabajo de las personas no alemanas y mal nutridas de los campos de concentración, además de que a estas personas nunca se les dio algún uniforme protector contra los gases tóxicos.

En un documento firmado en marzo de 1943 entre la empresa AFA y el Gobierno Nazi acuerdan proveer cada mes a 80 nuevos prisioneros  de los campos de concentración para la elaboración de las baterias , pues se estimaba que la fluctuación de la fuerza de trabajo llegaba a esa cifra (Documental Das Schweigen der Quandt, 30 de septiembre de 2007).

El origen de una parte de las riquezas de la familia Quandt aún queda oculto, no solo por el silencio que guarda la misma; sino porque también una gran cantidad de documentos que comprueban la participación de Günther Quandt con el Gobierno Nazi se encuentran dispersos en archivos de todo el mundo.

Cabe señalar que cuando se llevaron a cabo los juicios de Núremberg y se procesaron a empresarios como  Freidrich Flick y Alfred Krupp por el delito de utilización de trabajo esclavo y crímenes contra la humanidad, Günther y Harald Quandt corrieron con suerte, pues tal y como lo señala Benjamin Ference en el documental citado, a pesar de que existían acusaciones en su contra, nunca fueron  requeridos, pues los documentos que comprobaban su participación estrecha entre su fábrica AFA y el gobierno nazi, nunca llegaron a algún tribunal.

Los documentos estaban en manos de los aliados ingleses, quienes al reconocer la importancia de una empresa de baterias para la época de postguerra, decidieron proteger al empresario. Así, los Quandts pudieron “trasladar” su dinero de la Alemania bajo la dictadura nazi, a la Alemania democrática, donde a la fecha sus  herederos  hacen caso omiso a los señalamientos que el pasado les acarrea, y sólo disfrutan de su fortuna de las riquezas.

Actualmente Gabriele Quandt es considerada la mujer más rica de Alemania.Dentro de esta temática, vale la pena recomendar  la obra de Miriam Pressler tiempos de renover cenizas, cuyo título original es (Zeit der schlafende Hunde,Beltz Verlag 2005) donde la autora relata una historia similar en otras dimensiones, de como muchos alemanes aprovecharon de los despojos de los bienes de los judíos dentro de la persecución nazi para hacerse de sus negocios.

Fuentes consultadas:

  • Gabriele –Layer y Cord Pagenstecher, Mai 2004,Das Petrix-Außenlager in Berlin Niederschönweide en http://www.zwangsarbeit-in-berlin.de (29.06.2013, 03:04 p.m)
  • Documental Das Schweigen der Quandt, 30 de septiembre de 2007
  • Joachim Scholtyseck Der Aufstieg des Quandts. Eine deutsche Unternehmerdynastie,Beck, München 2011
  •  Deutsch Perfekt 09/2012, Spotlight Verlag GmbH
  • Handelsblatt, Die Quandts-Reichtum mit schwerem Erbe, 18.12.2010
  • http://de.wikipedia.org/wiki/Quandt_(Familie), 29.06.2013 03:13, p.m

 

*Claudia Cruz Gutiérrez es Licenciada en Ciencias Políticas por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México y estudió ciencias políticas, sociología y filosofía en la Universidad de Heidelberg , Alemania.

Comparte:
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *