Delitos contra la mujer reportados en el diario El Imparcial (1908-1909)

Juan Francisco Montoya González

Myrna Rivas García

Historiadores

Ilustración de Guadalupe Posada
Ilustración de Guadalupe Posada

El Imparicial, diario matutino que se adquiría a un centavo el ejemplar, de corte semioficialista del régimen porfirista, fue fundado por Rafael Reyes Espíndola en el año 1896. Este periódico por primera vez utilizó técnicas que pertenecían al periodismo estadounidense en las que se utilizaron los géneros reportaje y entrevista.

Para lograr echar a andar estas técnicas en el diario tuvieron que contratar reporteros (de acuerdo con esto, la figura del reportero sustituyó al intelectual periodista), cuyo trabajo era salir a buscar la noticia, ya sea a hospitales, comandancias, calles problemáticas, etcétera.  Elisa Speckman especialista en ésta temática considera que el periódico fue pionero también  en la utilización de ilustraciones y fotografías las cuales

…jugaban un papel, estratégico en la nueva lógica didáctica sensacionalista dirigida a un público semi-analfabeto que, como es natural, muchas veces imponía su propio código de lectura (…) noticias atractivas, llamativas imágenes y bajo precio, explican que El Imparcial fuera el diario con mayor tiraje de la época[1].

El imparcial estaba dividido en secciones y tenían diferentes nombres dependiendo el año, en 1908 y 1909, los apartados que contienen reportajes sobre la violencia ejercida contra la mujer se titulada “crónica negra”, “mundos del crimen”, “informaciones varias”, “notas de policía”, “tribunales y juzgados” y “días de sangre”.

Las noticias con esta temática tenían la característica de titular la noticia de una manera satírica, algunos ejemplo son “novio cariñoso” para hacer referencia a un novio que golpeaba a su pareja, o “gendarme valiente” a un oficial que abusó de su poder, o, “hembras bravas” para una riña de mujeres.

Tipos de delitos

Los delitos cometidos contra la mujer en éste periodo (1908-1909) contenidos en el periódico son 412, de los cuales 131 fueron casos de féminas golpeadas ya sea por su marido, amante o novio;  a este delito le sigue el de robo (90 casos) ya sea de dinero, alhajas, ropa, camas, cojines. En tercer lugar encontramos el asesinato con 44 casos, de los cuales, tres asesinatos fueron múltiples, los días 18 de Febrero 1908 (3 mujeres), 3 de febrero 1909 (dos mujeres) y 9 de Febrero de 1909 (dos mujeres y un hombre).

El secuestro se posicionaba en el cuarto lugar con 31 casos, y le sigue el apuñalamiento con 20 casos, en quinto encontramos el delito de violación[2] con 13 casos, en donde resaltan a la vista tres casos: el 23 de mayo de 1908 a Tomasa Sandoval la violaron diez personas en la localidad de San Lázaro y sólo detuvieron a dos,   el 19 de Julio de 1908 a una niña de seis años, que por seguridad de la menor no se reveló,  la violó un empleado de su casa, y por último el 13 de marzo de 1090 Victoria Hernández sufrió abuso sexual por parte de un gendarme llamado José Jiménez que la detuvo en compañía de su novio por faltas a la moral.

Por último encontramos delitos varios: estafa, allanamiento, injurias, amenazas,  acoso sexual, negligencia médica, intento de secuestro, brujería, entre otros, en estos resalta la corrupción de menores (cuatro casos con niñas de 6 a 12 años) llamado trata de Blancas, aquellos “traficantes de carne humana que arrancan del hogar a jóvenes inexpertas, para llevarlas a climas mortíferos para inmolarlas en los antros de vicios”[3].

 

Ilustración de Guadalupe Posada
Ilustración de Guadalupe Posada

Entre los victimarios, las noticias revelan en un cincuenta y ocho por ciento el parentesco que tenían con la víctima; cuarenta y cuatro, amantes; treinta y ocho  esposos; ocho padres;  cinco hijos; cinco hermanos; tres tíos; un abuelo y un tío; es importante señalar que no todos los victimarios fueron hombres, más de una cuarta parte fueron cometidos por mujeres, como en el siguiente caso:

2 hembras bravas. En la calle con el rebozo envuelto en el brazo izquierdo, con el pelo en desorden cayéndoles por la frente las enaguas, desgarras y jadeantes por la ira, navaja en mano reñían Adelina Pérez y Bibiana Valle, cayó al suelo la primera de ellas con heridas mortales en el vientre, la heridora. La entregaron a la policía” [4].

Los datos anteriores resaltan la importancia del periódico como fuente de primera mano para inspeccionar el acontecer cotidiano de nuestra sociedad en el pasado, en este caso sólo hablamos de un pequeño universo: el de la violencia contra la mujer.

Obras consultadas

  • Speckman Elisa, Crimen y castigo. Legislación penal interpretaciones de la criminalidad y administración de la justicia (Ciudad de México 1872-1910)México, El Colegio de México/UNAM, 2007
  • Mendoza Castañeda, Elena, “Violencia sexual a mujeres y niñas de la ciudad de México 1780-1820” en Marta Ortega Soto, José Carlos Castañeda y Federico Lazarin (Comps.), Violencia estado y sociedad, una perspectiva histórica, México, UAM, 2004.
  • Periódico El Imparcial 1908-1909, proporcionado en el AGN.
  • Fotografías de ilustraciones de José Guadalupe Posada, tomadas de Speckman, Ibíd.

[1] Speckman Elisa, Crimen y castigo. Legislación penal interpretaciones de la criminalidad y administración de la justicia (Ciudad de México 1872-1910)México, El Colegio de México/UNAM, 2007, p.368

[2] La difusión masiva del delito de la población hace pensar que la concepción de los derechos de la mujer en la sociedad cambio paulatinamente, ya que en primer lugar estos casos se hicieron públicos, aunado al hecho que investigaciones realizadas en años posteriores revelaron que el promedio de casos conocidos de 1780 a 1820 era de uno por año, para mayor información sobre esto véase: Mendoza Castañeda, Elena, “Violencia sexual a mujeres y niñas de la ciudad de México 1780-1820” en Marta Ortega Soto, José Carlos Castañeda y Federico Lazarin (Comps.), Violencia estado y sociedad, una perspectiva histórica, México, UAM, 2004.

[3] El imparcial, 6 de Enero de 1908.

[4] El imparcial, 11 de Enero de 1908.

Comparte:
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *